jueves, 22 de mayo de 2008

Sandra Hill


06 - Mi Hermosa Vikinga.


¿Qué puede hacer una princesa guerrera vikinga cuando el hombre con el que sueña la considera la peor de sus pesadillas? Está claro, golpearlo en la cabeza con su espada y llevárselo sobre su hombro.
Tyra, guerrera escandinava.
Adam, médico medieval.

El capitán es tal y como un guerrero vikingo debe ser –alto, violento, rubio, y con curvas en los lugares exactos— pero... un momento... ¿curvas en los lugares exactos? ¡¡Increíble, pero cierto!! ¡Este capitán es una mujer!, y, por cierto, bastante encantadora. Durante años, su altura, fuerza y la rapidez de su lengua han intimidado a cualquier escandinavo que osase hablarle de matrimonio. Pero ahora, su padre, bastante enfermo, ha jurado que ninguna de las hermanas de Tyra —más dulces y jóvenes que ella— se casarán hasta que su primogénita encuentre un marido. Así que Tyra decide, muy a su pesar, que ya va siendo hora de contraer matrimonio. Y en ese justo momento, y como si de una respuesta a las oraciones de la doncella se tratara, aparece Adam “El Sanador”. Tyra cree que ese hábil médico será capaz de curar a su anciano padre, además de que está más que dispuesta a retozar con el alto, poderoso y bello hombre en su tibio tálamo.
Aunque... existe un pequeño problema... y es que Adam no está muy inclinado a recibir órdenes de nadie. Pero Tyra no es el primer guerrero vikingo que tiene que raptar a su compañero por la fuerza, bueno...vale... generalmente suele ser el novio quien lo hace, pero ¿qué importancia tiene ese mínimo detalle?

Me lo llevo

3 comentarios:

El Rincón del Romanticismo dijo...

Enlace arreglado

fafyrbd dijo...

aca te dejo otro link. http://www.4shared.com/document/nRcykogF/Mi_Hermosa_Vikinga.htm

El Rincón del Romanticismo dijo...

el link ha sido arreglado