viernes, 23 de diciembre de 2011

Patricia Matthews


Dorado Destino de Amor.


Era dulce y enloquecedor... acentuado por el gusto a lo prohibido. Josh retiró su boca y apretó su mejilla contra la de ella. Sus labios, pegados a su oído, susurrando palabras de amor, y cada palabra aumentaba la excitación que sentía surgir desde lo más profundo de su ser. Los labios de él se posaron nuevamente sobre los de ella...y sus manos...Belinda podía oír su propia respiración entrecortada, y también podía oír la de él, más fuerte y urgente que la de ella. Esta vez nada podría detenerlos. La tempestad en su corazón acompañaba la tormenta de sus deseos. ¿Sería esta vez ese fabuloso, maravilloso y único amor? ¿O simplemente un breve y apasionado interludio? ¿O apenas una aventura en medio de esos apasionados buscadores de oro en medio de la helada estepa?