lunes, 18 de enero de 2010

Laura Kinsale - Histórica sin serie

Sueños del Desierto.

Arden Mansfield, heredero de una gran fortuna, es un hombre reservado que guarda en secreto sus pasiones y sus miedos. Obstinado e inquieto, con sus expediciones a lugares exóticos intenta colmar su sed de aventura y, sobre todo, de libertad. Ahora, en Próximo Oriente, a donde ha llegado en pos de una leyenda y aceptando un reto, descubre bajo el disfraz de un beduino a una joven enigmática que cambiará su vida. Zenia es la hija ilegítima de una intrépida dama victoriana, lady Hester Stanhope. Su mayor anhelo es viajar al país de sus padres, Inglaterra, para llevar una vida «normal» y dejar atrás este desierto abrasador, lleno de peligros pese a su hechizo. Arden es el único que puede ayudarla a conseguirlo… aunque los sueños y destinos de ambos parezcan irreconciliables.


http://www.mediafire.com/?00ejmtoyqtd

Georgette Heyer - Histórica sin serie

El Dandi.

A los veintinueve años, el acaudalado sir Richard Wyndham está a punto de someterse a los deseos de su familia y tomar una decisión postergada durante años: casarse. Naturalmente, un acontecimiento de tal magnitud bien merece alargar la velada en el club —y el consumo de brandy— un poco más de lo habitual, por lo que, de regreso a casa por las oscuras calles del centro de Londres, cuando ve a una chica descolgándose de una ventana con una cuerda hecha de sábanas, sir Richard no sabe si se trata de algo real o de una visión producto de sus excesos. La duda se disipa en un instante cuando Penelope Creed, una jovencita que también huye de un inminente matrimonio impuesto, cae literalmente en sus brazos. Así, la oportuna coincidencia de intereses lleva a los protagonistas de tan azaroso encuentro a emprender una improvisada fuga, en la que el experto vividor y la joven rebelde compartirán un sinfín de aventuras y descubrirán en sí mismos sentimientos desconocidos para ellos.


http://www.mediafire.com/?dmii3iwxyyy

Sylvia Andrew - Histórica sin serie

El Día de la Boda.

«Hasta que la muerte nos separe», un solemne voto que aquella joven esposa estaba deseando hacer realidad...Sólo unos minutos después de la boda, Alexandra Deverell estaba apuntando a su esposo con una pistola y lo acusaba de haber arruinado a su familia.Pero lord Deverell le hizo una promesa, le demostraría que era completamente inocente. Y si no lograba convencerla, aceptaría las consecuencias. Así pues, Deverell se dispuso a ganarse la confianza de Alexandra... e iba a utilizar todos los medios a su alcance...


http://www.mediafire.com/?2zxymtgynom