sábado, 20 de septiembre de 2008

Sally MacKenzie - Serie la Aristocracia al Desnudo


0
1 - El Duque Desnudo .

La sorpresa de su vida...
Sofisticada. Escandalosa. Definitivamente, la señorita Sarah Hamilton, una buena chica de Filadelfia, encuentra a la sociedad londinense completamente impactante. ¿Cómo es posible que haya despertado de su inocente sueño al lado de un atractivo –y completamente desnudo– hombre? Las risas de los molestos espectadores detrás de la puerta no son de ninguna ayuda y está completamente convencida de que ese lunático no puede ser un duque... ¡tal y como afirma ser! Está comprometida... ¡pero ni por todo el oro del mundo se casará con él!
Su momento más dulce...
James, Duque de Alvord, está encantado ante su inesperada compañera de cama –y nada atemorizado por su femenina furia. Ciertamente las circunstancias y el lugar en el que se han conocido son excepcionales, pero esa salvaje americana –que no hace más que aporrear su almohada– es una auténtica belleza. Si Sarah se limitase a escuchar su razonable explicación de lo que ha sucedido, seguro que conseguiría cautivar su corazón... para siempre.


02 - El Marqués Desnudo

ÉL ERA UN HOMBRE PRÁCTICO...
A la hora de proponer matrimonio Charles Draysmith era tan romántico como los fríos páramos de Diciembre. Puede que Emma Peterson fuera la hija de un simple vicario, y que él sea el nuevo Marqués de Knightsdale, y puede que quisiera casarse con ella para tener que evitar buscar una prometida entre las insulsas damas de la sociedad. Pero el colmo de los colmos llegó cuando tuvo la osadía de decirle lo mucho que iba a disfrutar "haciéndola" un heredero... y es que hay cosas que una dama no puede permitir.
PERO ELLA ERA TODO PASIÓN...
Las mujeres tienen ese "algo" que consigue atraer la atención de un hombre. Puede que su propuesta carezca de gracia, se dice a sí mismo Charles. Pero es la solución perfecta: él consigue una esposa, sus pequeñas "cargas" consiguen a la madre que tanto necesitan, y Emma obtiene una vida segura y una buena posición en la sociedad. ¿Lo ves? Así de simple. Práctico. Sensat... -¡oh no!, no me lances la figura de porcelana... Vale, lo mejor es que le confiese la verdad para calmarla. Y la verdad es que está loca y completamente enamorado de ella.


http://www.mediafire.com/?f632f5694pxfchk

http://www.4shared.com/file/FNnfptlX/SalMac-ElMarDes.html