miércoles, 8 de febrero de 2012

Lynsay Sands - Paranormal - Serie Argeneau


12 - El Cazador Renegado

La familia Argeneau tiene un secreto… ¡uno de ellos es un vampiro renegado! Nicholas Argeneau fue en otros tiempos un cazador de éxito que perseguía vampiros renegados que violaban las leyes inmortales. Pero nadie ha mencionado su nombre en los últimos cincuenta años, desde que se convirtió en uno de aquellos a los que cazaba. Pero el que fue cazador, siempre será cazador. Cuando Nicholas ve a un sanguinario chupasangres aterrorizar a una mujer, acudir en su auxilio es como su segunda naturaleza. No tenía ni idea de que también él desearía besarla hasta hacerle perder el sentido… Josephine Willan estaba tomando un poco de aire fresco cuando, de repente, ¡unos afilados colmillos se le clavan en el cuello! Por suerte, un guapísimo desconocido le salva la vida… y se ve enredada en sus problemas. ¿Puede un hombre que besa tan bien y con tanta pasión haber cometido en realidad el crimen del que le acusan? Jo no puede creerlo… y está decidida a demostrar que merece la pena luchar por este cazador renegado.



13 - Nacido para Morder.


Cuenta la leyenda que Armand Argeneau es un asesino en la camaPero teniendo en cuenta que sus tres difuntas esposas han encontrado su desafortunado fin, ¿es este sexy inmortal un amante o un asesino? Eso es justo lo que Eshe d’Aureus pretende averiguar. Como policía, es su trabajo llevar a los vampiros renegados ante la justicia, aunque el renegado en cuestión le haga hervir la sangre. Armand sabía que estaba en un buen lío en cuanto Eshe llegó a la ciudad montada en su moto y vestida de la cabeza a los pies de cuero negro. Ella afirma estar escondiéndose de unos peligrosos demonios, aunque él sospecha que hay algo más pero después de que sus tres esposas tuvieran problemas para seguir… uh… muertas, Armand es reacio a abrir de nuevo su corazón. Entonces comienzan a ocurrir extraños sucesos, a cada cual más letal que el anterior, y Armans se da cuenta de que podría no tener demasiado tiempo para demostrarle que es un amante y no un asesino.

Mio