martes, 19 de junio de 2012

Sherryl Woods - Serie Charleston


01 - Entre Dos Hermanos.

Después de siete años como corresponsal en el extranjero, la periodista Dinah Davis decidió volver a casa y volver a intentarlo con el hombre serio y formal que, hacía ya algún tiempo, le había prometido amor eterno. Pero en lugar de encontrar la seguridad que buscaba, acabó en los brazos de la oveja negra de la familia, el hermano de su ex. Cordell Beaufort creía que Dinah era una mujer difícil, pero cuando la recién llegada bajó la guardia y se dejó conocer, Cord empezó a preguntarse si no la habría juzgado injustamente. Quizá fuera por eso por lo que le resultaba tan difícil imaginarla ante el altar con su hermano…Cord era el último hombre que Dinah elegiría.


02 - Jugando con el Destino.

Después de que su novio, un hombre que hasta su madre aprobaba para ella, la abandonara dos semanas antes de la boda, Maggie salió huyendo. A ella siempre le había importado muy poco lo que opinaran los demás, y sin embargo se estaba escondiendo.Afortunadamente, sus amigas no tardaron en dejarle las cosas bien claras. Tenía tres alternativas: sentarse y llorar, volver a casa a hacerse cargo de su galería, o ayudarlas a construir una casa para una familia que la necesitaba.Con sólo ver a Maggie, Josh Parker, maestro de obras, supo que se enfrentaba a una delicada señorita. Por mucho que Maggie supiera manejar la sierra circular sin ningún problema y que entre ellos saltaran chispas, seguían siendo muy diferentes. Y si había algo que Josh había aprendido por venir de una familia pobre, era que siempre era mejor desear poco que arriesgarlo todo y perder.



03 - Dulce Amanecer.

Amanda O’Leary jamás había pretendido enamorarse del hombre más guapo e inalcanzable de Carolina del Sur. Pero Caleb la había ayudado a crear un hogar acogedor en un momento en el que el futuro parecía negro como un túnel sin salida. Ni siquiera su padre, el rico y arrogante Big Max, habría hecho algo así por ella. Pero eso no importaba porque Caleb era un hombre de Dios…Caleb no tenía dedos para contar las razones por las que no estaba bien sentir lo que sentía por Amanda. ¿Cómo iba a poder servir de consejero a aquella fierecilla de mujer y conseguir que se no le descontrolaran las emociones y la imaginación? Ahora que Big Max había echado sobre sus hombros la carga de dos importantes secretos, Caleb debía ayudar a que padre e hija se reconciliaran, pero antes deseaba hacerse un lugar en el corazón de Amanda…

No hay comentarios: