martes, 17 de mayo de 2011

Barbara Cartland

Una Estrella en mi Corazón.

¡No puedo quedarme! exclamó Gisela. ¡Por lo que más quiera, no me lo pida!
¿Y si no te dejo ir? preguntó Lord Quenby.
Y entonces, antes que Gisela pudiera contestar, él la había tomado en sus brazos y la oprimía contra su pecho, mientras su boca buscaba la de ella.
Con un esfuerzo sobrehumano, ella lo empujó suavemente y exclamó:
¡No! Es inútil. Debo marcharme ahora.
Levantó la vista al decir eso y vio cómo la ternura y el amor que había visto en el rostro de él eran sustituidos por la máscara de un extraño...

http://www.mediafire.com/?lbsq4e356s1eel6

No hay comentarios: