lunes, 9 de junio de 2008

Kathryn Caskie - Hermanas Featherton


01 - Las reglas de la Seducción

¿Sirven para el amor las reglas de la guerra? Las venerables Letitia y Viola Featherton están decididas a que sus nietas Eliza y Grace encuentren marido. Creen tener en sus manos la herramienta adecuada, un manual de estrategia para cazar marido... sin saber que en realidad se trata de un texto militar que ha llegado a sus manos por equivocación.Mientras tanto Eliza tiene sus propios planes. Concentrada sólo en su carrera como artista, ha decidido ayudar al joven y atractivo Magnus MacKinnon a encontrar una heredera con la que casarse para solucionar sus problemas económicos, a cambio de que él acceda a posar como modelo para ella. Mientras las dos ancianas intentan que sus nietas adopten conceptos como: 'emboscada' o 'técnicas para atraer al enemigo hasta tu propio territorio', Eliza y Magnus descubren que todos sus planes puede que no sean más que excusas para pasar más tiempo juntos.Nosotras, las que suscribimos, confinadas a la soltería por propia voluntad, por la presente aseguramos guiar a nuestra querida sobrina Eliza Merriweather durante la próxima temporada y asegurarle no una, sino varias proposiciones matrimoniales. Juramos consultar el magnifico libro “Las Reglas del Compromiso” y seguir paso a paso sus consejos.Nuestra misión será complicada puesto que Eliza es una joven independiente y una muy digna adversaria. Ella ya ha trazado su propio plan y convencido a Magnus MacKinnnon, poseedor de unos hipnotizantes ojos plateados y un extraño y seductor acento, para que finja el papel de atento pretendiente. Pero con nuestra ayuda, es solo cuestión de tiempo que sus fingimientos se conviertan en algo real.Y de este modo prometemos mantenernos firmes y no aceptar nada más que la más absoluta de las victorias: Nuestra queridísima Eliza caminando de la mano de Magnus MacKinnon hasta el altar.Con corazones leales y decididos propósitos, Lady Letitia y Lady Viola Featherton.
Mio


02 - Dama de Honor
Penny, sirviente de las hermanas Featherton, tiene también una actividad secreta, preparando cosméticos para la alta sociedad. Pero pronto su situación da un giro inesperado: sus clientes han descubierto que sus cremas tienen propiedades muy interesantes aplicadas en el lugar más inapropiado. Convertida en Lady Eros, pronto ve cómo las ventas de sus potingues aumentan. Pero Jenny no tiene bastante con esta doble vida: para escapar de una situación embarazosa, hace creer al atractivo Callum Campbell, vizconde de Argyll, que en vez de una humilde criada es Lady Ginebra, una dama de la aristocracia. Para su sorpresa, las hermanas Featherton la animan a continuar con la farsa.Demasiados secretos para una joven: ¿podrán Lady Eros, Lady Ginebra y la auténtica Jenny volver a ser la misma persona... sin que se desencadene un desastre? Una exquisita aventura en el más puro estilo del romance victoriano, con un agudo sentido del humor.¡Cielos! Me he metido en un buen lío. Hace tan sólo unas semanas, yo era simplemente Jenny Penny, una doncella, la hija ilegítima de un barón y una enamorada de la ropa elegante. Pero me han cortado el crédito en las tiendas de Bath, y me he visto forzada a tener que vender a escondidas mi crema facial casera, sin que lo sepan mis dos patronas.Quién sabe porque se ha convertido en la sensación de la temporada. ¿Será porque las damas de la alta sociedad se la aplican en las partes más íntimas de sus cuerpos? ¿O quizás por el rumor extendido de que la crema ha sido creada por una dama de la alta sociedad a la que llaman Lady Eros?Y por si esto no fuera suficiente, mis patronas, las casamenteras hermanas Featherton, me han escogido como su nuevo proyecto. Haciéndome pasar por Lady Ginebra tienen la intención de verme casada con Callum Campbell, Lord Argyll. No las puedo culpar por su gusto. Sus oscuros ojos y su devastadora sonrisa me emocionan.Ahora soy Lady Ginebra durante el día y Lady Eros por la noche. Y me abochorna pensar en lo que ocurrirá cuando Callum y la sociedad descubran que no soy ni lo uno ni lo otro.
Mio

03 - Las Normas de la Pasión


Meredith Merriweather está dispuesta a advertir a las jóvenes inocentes del peligro que tiene dejarse seducir por un libertino. Para ello ha escrito un libro: La Guía de Granujas para Damas, y ha tomado como conejillo de indias a Lord Lansing, el culpable de haber roto los corazones de innumerables mujeres, solteras y viudas. Él afirma que se ha reformado, y es bien sabido que no hay mejor marido que un libertino que ha vuelto al redil, pero Meredith tiene la intención de demostrar que nada de eso es cierto. Y cuando su "investigación" la lleva directamente a los brazos de este apuesto caballero, se da cuenta de que es imposible resistirse a este encantador sinvergüenza.
¡Si un hombre es un libertino, es imposible que se reforme! Recuérdalo siempre. Y espero que yo, la señorita Meridith Merriweather, haga caso de mi propia advertencia ya que actualmente me encuentro en una importante labor de investigación para demostrara que el antiguo y notorio bribón Lord Lasing, Alexander Lamont, es tan malvado como anteriormente lo fue. De esta manera completaré satisfactoriamente mi guía que salvará de sufrir a las jóvenes damas en manos de granujas y bellacos pagados de sí mismos.
Ahora, el insufrible canalla cree que soy la mujer adecuada para él. Y lo que es peor, mis tías abuelas, las hermanas Featherton, están de acuerdo en esa persecución escandalosa en lugar de animar al respetable caballero con el que estoy decidida a casarme. Admito que la sonrisa de Alexander es encantadora, y que sus risueños ojos son de lo más intrigantes. Pero, cielos, ¿es que acaso siempre debo estar tentada de entregar mi corazón al tipo de hombre en el que ninguna mujer respetable debería confiar? Y mucho menos... amar.
Mio

1 comentario:

El Rincón del Romanticismo dijo...

Kathryn Caskie sus links han sido arreglados